¿Quién se beneficia de las recesiones?

ALBERTO GARZÓN 31 de enero 2012
De acuerdo con los autores marxistas las crisis son, además de fenómenos inevitables dentro del capitalismo, eventos que ayudan al sistema a recuperarse de una insuficiente tasa de ganancia. Es decir, las crisis permiten descartar inversiones no rentables y, por medio del llamado ejército industrial de reserva -el número de parados-, disminuir salarios y condiciones laborales. En última instancia lo que se consigue es que las empresas puedan ganar más dinero y así pueda continuar el ciclo de reproducción del capitalismo -que más temprano que tarde se encuentra de nuevo en la misma situación.

 

El siguiente gráfico, obtenido del New York Times y en referencia a la economía de EEUU, deja entrever que, sea por ese motivo antes descrito o por cualquier otro, eso ocurre en la realidad. Esto es, tras cada crisis las empresas se han visto con un menor peso de impuestos y un mayor nivel de ganancias. Por el contrario, los trabajadores han sufrido menores sueldos y mayores niveles de impuestos.
El canal por el que esto ocurre siempre es político. Los gobiernos se amparan en la necesidad de tomar medidas urgentes y extraordinarias para subir el peso de los impuestos a los trabajadores, mientras que bajan los que corresponden a las empresas. Al término de una crisis cíclica -no quiere decir que todas sean eventos temporales- el resultado es de claro beneficio para las grandes empresas. Y normalmente el mejor canal por el cual ocurre esto es el mercado de trabajo, ya que las modificaciones en el mismo dejan a los trabajadores mucho más a expensas del dominio de los empresarios. Así las cosas, es lógico que tras una crisis los beneficios empresariales crezcan y los salarios caigan.
Alberto Garzón, diputado por Izquierda Unida
Anuncios

, ,

A %d blogueros les gusta esto: