El sistema económico ha colapsado. Averigua por qué lo prioritario es pagar la deuda (y 3)

JOSEP MANUEL NOVOA/ATAQUE AL PODER. Suerte que existen las películas y hemos podido ver, en la ficción, a Gordon Gekko protagonista de Wall Street ir a la cárcel por sus malas artes financieras. Tendríamos que agradecer a Holywood que nos ilustrara que los delitos y fraudes de este calibre quien la hace la paga. ¿A cuantos pudo arruinar Gondon Gekko con sus malas artes? ¿Centenares, miles …? Bien, esto es ficción y de realidad que tal andamos en este contexto de ley y orden donde se puede arruinar la vida de miles de personas, millones de ellas en el paro sin solución de encontrar un trabajo, ni siquiera decente, con sueldos, a Dios gracias, de poca monta y ¿Qué hay de aquellos que sin casa y con los muebles en la calle todavía deben una millonada al banco que nunca la podrán pagar? ¿Qué son, la carne de cañón de un sistema que nadie es responsable?. He tratado de explicar en los dos post anteriores, no se si bien o mal, que el tsunami no se ha originado por las fuerzas desatadas de la naturaleza, como pretenden hacernos creer,  si no por la codicia de gente con nombres y apellidos que comen en el mismo restaurante de la glotonería: el poder político y el poder económico. Lo llaman crisis porque les ha salido el tiro por la culata. Volvemos, entonces a lo mismo: Si dejamos de crecer no podremos pagar las deudas. Y si no pagamos las deudas el sistema financiero se viene abajo.

Se acabó lo que se daba, el sistema ha colapsado, al menos en la orbita de Europa y los EE.UU. ya no hay más madera que quemar en el tren de los hermanos Marx. Ver anterior post ¿Sabes que todo el dinero que circula es deuda? (2) Si todavía quedara madera se sentiría urbi et orbe ¡Más madera! y se emitiría el papel que hiciera falta ya que encontrar a un deudor no sería nada difícil. ¿Qué es lo que ha cambiado?, pues que se ha llegado al límite y es difícil de reconocer. Se ha perdido la cuenta de las reuniones, conferencias en la cumbre, al completo y en privado de los líderes europeos en este último año cuando el tren aflojaba la marcha y se quedaba sin vagones ni madera ¿No es motivo de sospecha tanta reunión para no acordar nada? Otra pregunta insidiosa ¿Por qué no hay crisis en los países sudamericanos, Brasil, Chile, incluso Argentina, y también Rusia y como estos muchos más en Asia? La respuesta es sencilla, al tren todavía le quedan vagones a los que desballestar la madera. En España las deudas han crecido más allá de lo posible, la economía real, sobretodo en el sector inmobiliario, ha producido en cinco años los bienes que se debían de producir en los próximos veinte, financiándose con el dinero de otros. La economía financiera ha construido una pirámide de deudas de tal magnitud que se sale del mapa, creo que este aspecto está suficiente expuesto en los post anteriores.

Para rematar el tema de la emisión de moneda y la deuda asociada a la misma, me queda en el tintero la vida y milagros de otra sorprendente fábrica de imprimir billetes. La cosa va de grandes multinacionales y conglomerados financieros que utilizan una impresora digital en la planta noble. Emiten una nueva moneda que impera en los mercados internacionales, ayudando a hinchar el globo de una burbuja bursátil a nivel planetario. Se trata de la emisión de acciones con la exclusión preferente de los accionistas que sirve de papel moneda para nuevas adquisiciones de compañías, por las que se paga un valor desproporcionado que enriquece a los administradores y diluye el valor de las acciones a la tropa de infelices llamados accionistas minoritarios. La “creación de valor” para el accionista es un señuelo que en realidad deja el camino sembrado a los inversores escaldados. Pero para aclarar este tema se necesita más espacio que ahora no hay. Habrá tiempo para ello. Ahora, el espacio disponible es para las soluciones, al menos para unas soluciones de broma.

Empecemos con las apreturas de desvío presupuestario del Gobierno que se ve obligado a recurrir a los prestamistas aunque estos actúen en manada de lobos fijando las condiciones. ¿No parece extraño que los gobiernos no puedan escoger el acreedor y que sea este el fije la tasa de interés? (un día de estos hablaremos del Sr. Mercado)  Para no ir muy atrás, tan sólo unos días, es conveniente agudizar lo que nos dicen, llenos de satisfacción, los medios de comunicación al referirse a la colocación de la friolera de 10.000 millones de euros sin mayores problemas de deuda soberana. Todavía se está festejando con champagne la milagrosa colocación al 3,8% de interés considerada un gran éxito de la economía española. Veamos este éxito con tus propios ojos. El Banco Central Europeo no puede, por mandato, comprar deuda de ningún país de la Unión Europea, pero hecha la ley hecha la trampa: si que puede otorgar créditos a los países de la Unión. Ya estamos al cabo de la calle, el viaje del dinero casi no hace falta que lo explique por evidente. Del BCE a los bancos que compran la emisión de duda del Estado español y que se anota en deuda para pagar deuda que vence. Las cuentas de este negocio por la vía rápida: el BCE vende a los bancos al 1% y estos en un apunte contable sitúan, sin mover un dedo, al Estado en un 3,8%. Diferencia 2,8%, cantidad 10.000 millones. Ganancia bancaria 280 millones de euros por todo el trabajo de media jornada de un mileurista. Coste para el populacho, broma o no broma, una menudencia. La representación teatral tiene un precio. Aquí, lo que se trata de impedir es que una ficha del dominó no arrastre a otra al caer.

Más soluciones de broma, pero necesito recurrir a una exposición previa sobre la magnifica moneda del euro. Desde el momento que se botó el transatlántico europeo del euro acarreó una grieta en el casco, los fundadores no se les antojo crear un Tesoro común para no “socializar” la moneda y así que cada miembro de la unión apechugara con su deuda soberana. Presa fácil para los señores del dinero, se creaba una moneda, por primera vez en la historia financiera, sin Tesoro que pudiera administrar deuda y emitir bonos del Estado. Con un euro custodiado por un Tesoro europeo los especuladores no tendrían nada que hacer, pero pieza a pieza, país por país, solo hace falta empezar por los económicamente más débiles bajo el concepto clásico del divide y vencerás. Para acabarla de adobar, los mejores aliados de los especuladores son los propios miembros de la unión que defienden a capa y espada a “sus” bancos acreedores en lugar de aportar ayudas a la nación miembro en dificultades. Imposible salir bien parado rodeados de esta jauría.
Es necesario preguntarse ¿Fue un descuido, una falta de previsión o por el contrario un diseño promovido por los lobbys de los señores del dinero? Una vez rodeados por la jauría la victima, la nación señalada con el dedo acusador, no tiene posibilidad alguna de salir airosa. Unos ganan y otros pierden, veamos ahora quienes son los indefensos perdedores por goleada. Un miembro de la unión en dificultades no puede devaluar ya que su moneda no es propia si no que es compartida. ¿Entonces como puede salir de ese bache sin la ayuda de la devaluación? La respuesta es categórica: Imposible, aun aplicando sacrificios que no llevan a ninguna parte. Pongamos un ejemplo de un país que si puede devaluar su moneda y tiene un producto estrella: el café. Colombia podría ofrecer el mismo café al mercado internacional a mejor precio al devaluar el peso: su moneda nacional. De forma indirecta los países compradores del café colombiano ayudarían a restablecer el equilibrio de su deuda. ¿Qué mecanismo reactiva el equilibrio de la deuda en los países de la unión europea? La respuesta también es categórica: las espaldas de los ciudadanos.
Veamos cuan anchas son esas espaldas. Como cualquier hijo de vecino endeudado tendrá que trabajar más para poder satisfacer las pretensiones de cobro de sus acreedores. En consecuencia, la nación señalada con el dedo acusador tendrá que exportar más bienes. Para exportar más se tiene que ser más competitivo en un mercado lo suficiente complejo. ¿Cómo se puede ser más competitivo de la noche a la mañana? Así, de forma súbita no hay otro recurso que bajar el sueldo de los trabajadores. Lo que antes proporcionaba la devaluación de la moneda: un precio exterior más competitivo, no puede aplicarse y se sustituye por trabajar más y cobrar menos. El estupendo invento de la fantástica moneda lo carga a las anchas espaldas de la ciudadanía. ¿No te parecía extraño que los “Mercados” pidan, insistentemente, una reforma laboral, una nueva ley de empleo día si y día también? Se trata de lo dicho, ya que esos mercaderes saben perfectamente que los sueldos españoles no son nada del otro mundo pero las exportaciones, al precio que sea, es la vía posible para cobrar su deuda. No acaba aquí, se tiene que añadir la rebaja sustancial del sueldo de los funcionarios, médicos, catedráticos, policías, administrativos y todo ser viviente en la nomina del Estado. No satisfechos con este jarabe de palo se recortan las prestaciones sociales, se cierran hospitales, quirófanos, se recorta la asistencia a los más desfavorecidos con tal de arrodillarse a los pies de tan singulares próceres usurpadores de la soberanía nacional. ¿Somos idiotas?. Si no es así, lo parece. ¿Se puede tragar con todo?

Cualquiera puede deducir que bajo la orientación fundamentalista de recortar el gasto público, reducir los salarios, el crédito bancario e inundar a la victima propiciatoria de malas noticias que el consumo decaerá y consecuentemente habrá más parados que dejaran de consumir con lo que el desempleo se retroalimentara con otros nuevos parados que se irán añadiendo al pozo de las serpientes. El gobierno, ingresara menos por los impuestos derivados del consumo y de las rentas del trabajo y se verá obligado, durante un tiempo, a cubrir el subsidio por desempleo. Una ruina, una muerte anunciada, un sacrificio estéril. ¿Es esta la formula magistral para salir airosos de lo que llaman crisis? ¿No es la vía directa al gran trompazo? Depende de que lado se mire, para los señores del dinero es la culminación de la filosofía bancaria: si no paga me adjudico la garantía. Así, como si se tratara de un préstamo con garantía hipotecaria se lanzan sobre los bienes nacionales. Cabe preguntarse quien les ha ofrecido tal garantía, y lo que es más nauseabundo ¿Quién les faculta para exigir el aval a todo ser viviente que pulula por la nación?
No es de extrañar que bajo esta deriva del sacrificio inútil el presupuesto nacional se desequilibre a pesar de los recortes de gastos, sobretodo en aspectos sociales. La clase política no encuentra otra solución que subir impuestos que la ciudadanía retrae, forzosamente, del consumo, y vuelta a empezar, más paro, más empresas en quiebra y mayor deuda soberana. Es en este punto donde, impacientes, esperan los señores del dinero frotándose las manos después de haber completado la lista de empresas a privatizar. Como el país está en situación precaria el precio de adquisición será todavía más precario. Privatizar algunas empresas públicas puede resolver un problema puntual de liquidez angustiosa, pero si el diagnostico es una falta de solvencia, que es lo que se provoca, es pan para hoy pero hambre para mañana. ¿Cómo se pagará mañana si una fuente de los ingresos se ha transferido? La respuesta es previsible: se agravará la situación, el Estado dejará de obtener unos ingresos y los consumidores atrapados en un monopolio privado tendrán precios monopolísticos.

Aquí acaba esta serie de tres post en los que trataba de sostener, con todos los argumentos que me permite el espacio, que el dinero en el banco peligra. Quédate con la copla y esencia del asunto: antes se quiebra el país que dejar quebrar los bancos. ¿Lo vamos a consentir, o ya somos una manada de corderos que hemos evolucionado a poder decir “lo que usted mande”? ¿Cuál es tu final? Chaplin se va con la chica.

ORIGINAL

Entradas relacionadas:

Los bancos crean dinero de la nada (1)

¿Sabes que todo el dinero que circula es deuda? (2)

Anuncios

, ,

A %d blogueros les gusta esto: